Colaborar con la Iglesia y la sociedad para brindar una educación integral a las niñas, formando en ellas valores humanos y cristianos, que lleven a una madurez afectiva y puedan incorporarse a la sociedad.